Paradigma positivista


KategoriakEspañol

El paradigma positivista es un perspectiva teórica que establece cuales deben los principios de la investigación científica, partiendo de la base que todo conocimiento debe provenir de la experiencia de los sentidos, de lo observable y experimentable, de lo absolutamente objetivo. Si bien estos principios positivistas se han venido proponiendo  como base para la investigación y el conocimiento desde la antigüedad, sobre todo en su aplicación  a las ciencias naturales, ha sido desde el siglo XIX, cuando se acuñó el término positivismo por parte de Auguste Comte, cuando dichos principios se unificaron en una sola perspectiva teórica y metodológica, pasando además estos del ámbito restringido de las ciencias naturales a establecerse como condición necesaria para todo tipo conocimiento científico y verdadero, tanto en el ámbito de las ciencias naturales como en el de las ciencias sociales. Sin embargo, dado que se da por hecho que el positivismo debe ser el método de las ciencias naturales,  la expresión paradigma positivista se utiliza sobre todo en el ámbito de las ciencias sociales como alternativa a otro tipo de paradigma o perspectiva en el conocimiento social, sobre todo frente al paradigma interpretativo, que abarca los fenómenos de forma más amplia y desde una perspectiva más subjetiva, incluyendo la mirada personal de los propios sujetos sociales, frente al objetivismo exacerbado del positivismo. Pero, ¿cuáles son, más concretamente estos principios que configuran el positivismo como paradigma a seguir en la investigación social? Como hemos dicho, todos aquellos que se aceptan como válidos de forma exclusiva en las ciencias naturales, pero que más concretamente comprenderían el interés por la construcción de una nomotética o ley general para un tipo de fenómeno, mas allá del estudio de los fenómenos o casos concretos, la construcción de hipótesis, sus verificación a través de la observación y experimentación empíricas, la modelización y la deducción analítica, la medición, el uso de técnicas estadísticas y la capacidad de realizar predicciones, desterrando cualquier atisbo de interpretación y por tnato todo elemento de subjetividad. Defendido por muchos y criticado por otros tantos, es cierto que el paradigma positivista supone un reduccionismo del fenómeno a investigar, frente a una perspectiva más amplia y holística del paradigma interpretativo, pero también es cierto que sus resultados, dentro de su literalidad y sin extrapolar conclusiones, son incontestablemente científicos y por tanto verdaderos. Así pues, la crítica al paradigma positivista solo podrá realizarse desde fuera, desde una mirada más alejada, añadiendo elementos que se han dejado fuera del estudio, pero que pueden resultar relevantes para la comprensión del fenómeno, es decir desde el propio paradigma interpretativo que suele ser rechazado de raíz por los positivistas.

530 hitz

Artikulu bat eskatu

Erabili ezazu galdetegi hau artikulu eskaera bat bidaltzeko. Lehenbailehen osatzen saiatuko gara.



Harpidetu zaitez

Gure azken edukien berri jaso nahi baduzu zure email helbidean, egin zaitez harpidedun hurrengo galdetegi hontan.